No nos vamos de vacaciones de verano, y es por eso que el 10 no está preocupado | Boris Johnson

W

Cuando el coronavirus llegó por primera vez a Gran Bretaña, los ministros depositaron sus esperanzas en los meses de verano para aliviar la pandemia. La idea era que si podían suprimir las infecciones hasta finales de la primavera, el cambio de temperatura podría ayudar a detener el virus.

No debería ser. El consejo científico ahora sugiere que la temperatura misma efecto limitado sobre la propagación de Covid-19. Sin embargo, a medida que aumenta el número de muertos, las oraciones del gobierno por un clima soleado son más fuertes que nunca. ¿Por qué? Para ayudar a mantener a la gente fuera de lo que podría ser un aburrido y largo verano británico en casa.

Con el primer ministro Boris Johnson oponiéndose a la mayor parte de su partido en un alivio gradual y no rápido del bloqueo, el Reino Unido ahora está en camino a un ritmo más majestuoso que sus homólogos europeos en términos de socialización, reapertura de bares y festivos. Si bien la UE tiene un plan de tres pasos para revivir el turismo, y Italia y españa Con el objetivo de reabrir sus puertas en junio, el Reino Unido adopta un enfoque bastante diferente.

El próximo mes, se introducirá una cuarentena de dos semanas para todos los recién llegados al Reino Unido, incluidos los británicos que regresan del extranjero. La medida ha sido objeto de fuertes críticas por parte de la industria de viajes, un organismo comercial que advierte que tendrá un impacto «devastador» en la industria de la aviación del Reino Unido y la economía en general.

Sin embargo, con Johnson decidido a continuar con lo que un asesor número 10 describe como la forma «lenta y constante» de salir del bloqueo, el gobierno no se está enfocando en apaciguar a las aerolíneas sino en cómo mantener un público británico potencialmente agitado mientras vacacionaba vecinos.

Incluso si las conversaciones sobre «puentes aéreos», que permiten viajes de cuarentena hacia y desde países con bajas tasas de infección como Grecia, se materializan, el sentimiento general del gobierno es que la mayoría de los británicos no se irán No en el extranjero este verano.

Además de las preocupaciones de cuarentena y seguridad, la realidad económica significa que unas vacaciones extravagantes simplemente no serán una opción para muchos. Dado que se espera que el desempleo aumente aún más y muchos con ingresos familiares reducidos, las vacaciones son probablemente un lujo que la gente no puede permitirse. Las prácticas de distanciamiento social también significan que los vuelos de bajo presupuesto pronto pueden volverse mucho más difíciles de encontrar.

Como resultado, los ministros comenzaron a determinar qué podían hacer para mantener la moral durante los largos meses de verano. Aunque el apoyo público ahora está en gran medida a favor de continuar la ejecución hipotecaria, la preocupación es lo que sucede cuando otros países aprovechan las pausas más fácilmente. «Como resultado, si el número R aumenta en estos países, seremos elogiados por nuestra respuesta; de lo contrario, podríamos comenzar a sentir algo de calor», dijo un funcionario del gobierno.

La gran esperanza es que los dioses del clima brillen en el Reino Unido. La evidencia sugiere que la actividad al aire libre conlleva un riesgo mucho menor de transmisión que en el interior. Mire cómo Irlanda del Norte ahora permite que se encuentren media docena de personas de diferentes hogares, si están afuera. Todos los planes para socializar en las pistas se basan en estar al aire libre. «Si llueve, estamos jodidos», dijo un parlamentario conservador bastante brutal.

«Gran Bretaña se verá como la década de 1940 este verano», predijo un experto del gobierno familiarizado con las conversaciones. Espere al Sr. Whippys en Bournemouth Beach, acampadas y, si tenemos suerte, cines con conductor.

Se están llevando a cabo discusiones en todos los departamentos para ver qué se puede hacer para ayudar a las empresas minoristas a salir. Se hace hincapié en alentar a los consejos locales a facilitar la reducción de los trámites administrativos para las empresas, de modo que puedan adaptarse a un nuevo estándar en el que el comercio exterior es la opción preferida. En el número 10, un buen escenario para mediados de verano es que a las personas se les permitirá cenar afuera en un restaurante con alguien con quien no viven.

Si bien los restaurantes y cafeterías son vistos como potenciales beneficiarios del buen clima, las perspectivas de una tarde de verano en el pub son sombrías. La preocupación es que el bajo costo de una pinta significa que no será financieramente viable que un pub abra su jardín mientras da la bienvenida a un pequeño número de personas, mientras que un restaurante más caro podría manejar . Pero los dueños de negocios serán alentados a pensar fuera de la caja.

Las primeras vacaciones que probablemente se permitirán serán acampar; si funciona, alquilar una casa privada podría ser la siguiente. Los hoteles se consideran más difíciles de reabrir debido a la cantidad de personas que van y vienen. Las discusiones están en curso durante un período de vacaciones prolongado, no solo en la temporada alta típica de los meses de verano pico, ya que las circunstancias cambiantes significan que no se puede invocar el período de vacaciones tradicional.

Los ministros planean promover áreas del Reino Unido que generalmente están fuera del camino turístico. Con un aumento esperado en el número de turistas nacionales, esto no solo se ve como una oportunidad para promover lugares no descubiertos, sino que también podría ser lo que se necesita para mantener a los eurodiputados a un lado. Los parlamentarios de Devon y Cornwall en Tory WhatsApp ya están preocupados por el influjo de personas en sus viajes; los residentes están preocupados por la propagación del virus. Sin embargo, en el número 10, tenemos la sensación de que el «sentido común» les dará a todos la oportunidad de explorar.

Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos realizados para entretener al Reino Unido este verano, el principal factor de riesgo puede no ser el clima sino la economía. El plan de licencia se está revisando en agosto y se pedirá a las empresas que paguen una contribución mayor. Los eurodiputados temen que este sea un punto crítico para una alta tasa de desempleo. Si esto sucede, ninguna cantidad de hielo junto al mar o sentados alrededor de las fogatas será suficiente para distraerlo de los malos momentos que se avecinan.

• Katy Balls es la escritora política asistente del espectador.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: