Uncategorized

Peter Green: pionero de la guitarra que hizo suyo el blues | La música

La ocasión fue tan improbable como inolvidable: Peter Green tocando en Frome, Somerset hace 10 años, pero es como ayer. Peter Green, que parecía estar tocando la guitarra de blues en una cierta línea entre el lugar donde estaba y lo que pasa por la realidad; Peter Green de Fleetwood Mac cuando eran realmente Fleetwood Mac para empezar. Peter Green murió el sábado.

Green dijo poco esa noche en mayo de 2010, y en ocasiones tuvo poco sentido. No fue su último concierto, pero pocos lo siguieron. En un momento, dijo algo sobre los peces y luego, impulsado por el guitarrista Mike Dodd, se aventuró sin esfuerzo en una historia brillante de Sentado bajo la lluvia de John Mayall, interpretada con un tono delicado y cristalino. Poco después vino Mujer negra mágica: electrizante, pero más introvertido que la portada de Carlos Santana que conocemos tan bien. Green era corpulento, sentado en un taburete, vestido con una camisa caqui y una bufanda, sonriendo para sí mismo y su guitarra.

Nunca se había «recuperado» completamente del posterior viaje existencial y clínico, iniciado en 1969, del estrellato a la esquizofrenia, a cualquier cosa. Pero más tarde esa noche cuando dio su firma Albatross instrumentalLa musicalidad de Green había pasado de la fuerza técnica y emocional de su trabajo anterior a algo que lindaba, francamente, con lo sublime. Como si la agonía y el éxtasis que había abandonado hacía mucho tiempo con las palabras o la comunicación convencional pudieran expresarse más claramente que nunca a través de la música.

Green nació Peter Allen Greenbaum, visto por el creador de blues británico John Mayall para su banda, los Bluesbreakers, que Green impregnaba un poder resonante que floreció con Fleetwood Mac. Los vi en la primavera de 1970, en el Roundhouse de Londres, fascinado no solo por la técnica de Green, sino por una comprensión interna de lo que significaba «azul» en la música, especialmente la música negra, a pesar del color de la música. Piel verde.

Parecía estar luchando con sus propias composiciones, como las deslumbrantes solicitudes de Oh Well, con la misma intensidad que uno de sus ídolos, Buddy Guy, como si estuviera buscando algo en una canción que aún no tenía. entendido. Este dominio del blues, técnico y empático, fue probado triunfalmente cuando Fleetwood Mac se enfrentó a un álbum doble con Guy, Otis Spann y Willie Dixon en Chicago en 1969.

Había algo intangible pero obviamente generoso en Green, la forma en que compartía el espacio sonoro con los músicos, actuando frente a una audiencia. A diferencia de muchos de sus compañeros, parecía poseer una modestia casi mística. Protestó a los otros miembros de Fleetwood Mac que el dinero que el grupo estaba ganando no era realmente suyo.

La partida de Green de lo que llamamos conciencia «normal» fue anunciada por una de las canciones más conmovedoras de la época: Man of the World, 1969: una partida musical-poética abrasadora, solitaria pero lírica, que el mismo Green siguió en persona.





Peter Green en 1996.



Peter Green en 1996. Fotografía: Robert Judges / Rex

A lo largo de la década de 1970, deambulaba entre diagnósticos de esquizofrenia, desventuras con drogas, especialmente LSD, y lo que el negocio del espectáculo llama «la oscuridad», incluso durmiendo en las calles en bancos de parques. . Una película de la BBC Four de 2009 proporcionó una idea de lo que sucedió, pero no fue importante y su ilustre elenco se superpuso.

El misterio, y la historia, estaba en la música cuando Green regresó, ocasionalmente en la década de 1980, y luego de manera convincente, con su pulido pero aún espontáneo Splinter Group a fines de la década de 1990. El renacimiento fue casi terapéutico, gracias en gran parte al guitarrista Nigel Watson y al ex baterista de la banda Jeff Beck y Black Sabbath, Cozy Powell. Green retuvo su técnica, sonrió mientras jugaba y conversó entre los dos, parecía «él mismo» nuevamente sin importar el lugar extraño que fuera.

A principios de la década de 1980, fui a escuchar a Charley Booker, entonces de 70 años, uno de los últimos grandes nombres en el blues del Delta de Mississippi de su generación todavía tocando, en el bar Halstead Blues en el Near North Side. de Chicago Booker vivía en la cercana Indiana, y su grupo era joven y blanco, lo que planteó la pregunta, durante el descanso: ¿pueden hacerlo? ¿Pueden los hombres blancos tocar el blues?

«Hay tres niños blancos que pueden tocar el blues como cualquier hombre negro», respondió Booker. ¿Cual? «Johnny Winter, Stevie Ray Vaughan y, oh, tu inglés, eh … ¿ahora cómo se llama …?»

«¿Eric Clapton?» Me ofrecí.

«¡No, no! No él, el otro – Peter Green.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: