Uncategorized

Eusebio Leal Spengler, historiador y restaurador cubano de la Habana Vieja, muere a los 77 años | Cuba

Eusebio Leal Spengler, el historiador cubano que supervisó la transformación de La Habana Vieja de un barrio en ruinas a una atracción turística colonial impecablemente restaurada, murió a la edad de 77 años. Él sufría de cáncer.

Leal y sus esfuerzos de restauración se hicieron tan famosos que se convirtió en el alcalde de facto del centro histórico de la ciudad y en uno de los principales intelectuales públicos del país.

«Llamarlo la reconstrucción de algo que parecía muerto y enterrado puede atraer miradas sucias y desestimar que la nuestra es una cruzada romántica», escribió Leal en un boletín de la ciudad en 2010. «Pero si lo fuera. , no estaríamos avergonzados de ser vistos como románticos en un tiempo tan apocalíptico.

Nacido en La Habana el 11 de septiembre de 1942, Leal se convirtió en historiador de la ciudad en 1967 y reconoció que la resurrección de su distrito histórico podría ser una fuente de ingresos. Esto se volvió especialmente importante cuando la Cuba comunista abrazó el turismo extranjero en masa después de la disolución de la Unión Soviética. La pérdida de sus miles de millones de dólares en donaciones anuales a la isla ha llevado a la economía al borde del colapso total.

Después de una serie de reformas económicas a nivel nacional y la Declaración de Detente con los Estados Unidos en diciembre de 2014, la restauración de La Habana Vieja por el gobierno de Leal ganó impulso con la apertura de cientos de empresas privadas, desde elegantes restaurantes hasta galerías de arte, que se han llenado de turistas. al país se disparó.

El auge ha generado preocupación por la gentrificación, ya que los cubanos expatriados o aquellos con vínculos con el capital extranjero han comprado residentes de toda la vida y han convertido sus hogares en negocios.

A Leal se le atribuye la restauración del corazón histórico de La Habana Vieja.
A Leal se le atribuye la restauración del corazón histórico de La Habana Vieja. Fotografía: Alamy Foto de stock

La oficina de Leal ha renovado más de 300 edificios en La Habana Vieja, en el corazón de una ciudad fundada en 1519 por los españoles. Tenía toda la Habana Vieja designada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1982.

Esta distinción trajo fondos internacionales para revitalizar la región, pero Leal también obtuvo una autonomía sin precedentes de los superiores del gobierno, lo que le permitió recaudar impuestos en el vecindario y mantener las ganancias generadas por sus proyectos para reinvertir. Nuevos esfuerzos de reconstrucción.

Leal era miembro del parlamento cubano, pero disfrutaba de más poder dentro del comité central del Partido Comunista. No era raro que él viajara al aeropuerto para dar la bienvenida a la llegada de jefes de estado extranjeros y supervisar eventos públicos políticos y culturales.

En febrero de 2008, el nombre de Leal fue mencionado como candidato para una gran promoción cuando Raúl Castro asumió el cargo de su hermano Fidel como presidente de Cuba, especialmente teniendo en cuenta las opiniones políticas generalmente moderadas del historiador de la ciudad. En cambio, Leal permaneció al timón de La Habana Vieja.

La fortaleza de El Morro, que custodia La Habana, fue restaurada por Leal.
La fortaleza de El Morro, que custodia La Habana, fue restaurada por Leal. Fotografía: Stephen Taylor / Alamy Foto de stock

Leal reconstruyó lugares turísticos como El Floridita, donde se dice que Ernest Hemingway ayudó a crear el daiquirí, y otro famoso abrevadero, La Bodeguita del Medio. Supervisó la restauración de parte de la fachada desvaída del Malecón, el famoso malecón de la ciudad, y El Morro, el fuerte español que vigila la entrada al puerto de La Habana.

Uno de sus mayores proyectos fue la restauración del edificio con cúpula del Capitolio para convertirse en la sede del Parlamento cubano como lo fue antes de la Revolución Cubana de 1959.

Edificio del Capitolio de La Habana.
Edificio del Capitolio de La Habana. Fotografía: Ernesto Mastrascusa / EPA

Pero el aparente encanto de los esfuerzos de Leal desmintió los problemas de los cubanos que viven en la pobreza extrema a solo unas cuadras de las zonas turísticas.

Cuando el New York Times escribió un artículo en gran parte favorable de 2007 diciendo que el trabajo de Leal tenía muchos más beneficios estéticos que un valor real para los residentes de la Habana Vieja, el historiador de la ciudad visiblemente enojado organizó un rueda de prensa para denunciar el artículo, el periodista que lo escribió y el periódico. .

“La pregunta es: ‘¿No es positiva la cultura? No es el estado de [Cuban] una cultura positiva? Leal preguntó.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: