Uncategorized

Kenosha marcha mientras los manifestantes describen «secuestro» por parte de agentes federales | Noticias americanas

Para muchos residentes de Kenosha, la mañana del sábado comenzó como cinco mañanas antes que ellos desde que la policía disparó contra Jacob Blake el domingo pasado, después de una noche de protestas grandes y pacíficas que exigían justicia e igualdad.

Cientos de personas salieron a las calles, algunas trabajando para reparar el daño y revivir la ciudad hinchada a 40 millas al sur de Milwaukee. Wisconsin, a orillas del lago Michigan, pintando arcoíris y corazones en las empresas a bordo.

Otros continuaron con marchas en honor a Blake, quien está gravemente herido y en el hospital, y Anthony Huber y Joseph Rosenbaum, dos manifestantes asesinados a tiros cuando agitadores armados externos aparecieron en las calles y causaron el caos. martes por la noche.

Kyle Rittenhouse, de Antioch, Ill., Es un activista autoproclamado y activista pro-policía y activista pro-policía, de 17 años, acusado de dos asesinatos.

Pero para las más de 56 personas vinculadas a las protestas que han sido arrestadas en Kenosha desde el domingo por la noche, los días han sido todo menos predecibles.

El viernes por la noche, el grupo activista de la Alianza Nacional contra la Represión Racista y Política (NAARPR), junto con sus sucursales de Milwaukee y Chicago, celebró un mitin y una conferencia de prensa en Kenosha junto a manifestantes locales que estaban en el campo toda la semana. La protesta pidió el control comunitario de la policía, limitando el alcance del poder policial y el fin de las «tácticas represivas e inhumanas en la prisión» que encarcelan de manera desproporcionada a los estadounidenses negros.

Después de que la Guardia Nacional y los Agentes Federales se desplegaron en la ciudad, comenzaron a circular videos en las redes sociales de lo que se cree que son Agentes Federales en vehículos sin marcar deteniendo a personas.

Dos de los arrestados eran residentes y estudiantes de Kenosha, Adelana Akindes, de 25 años, y Víctor García, de 23. Desde su liberación, dijeron en el mitin del viernes que habían sido empujados a autos sin distintivos y transportados a celdas de prisión que contenían hasta 14 años. personas, sin haber sido acusado de ningún delito.





Adelana Akindes llora después de ser liberada de la prisión tras el tiroteo de Jacob Blake por la policía en Kenosha, Wisconsin.



Adelana Akindes llora después de ser liberada de la prisión tras el tiroteo de Jacob Blake por la policía en Kenosha, Wisconsin. Fotografía: Matt Marton / EPA

«¿Y si nadie supiera que estaba allí?» ¿Y si nadie supiera que estamos vivos? Akindes se preguntó en voz alta mientras luchaba por contener las lágrimas mientras se dirigía a la multitud.

Akindes, quien fue arrestada el miércoles por la noche, dice que no se le permitió una llamada telefónica durante más de 24 horas mientras estaba en prisión. Ella describió cómo a los detenidos se les negó atención médica, medicamentos y acceso al baño.

Cuando García fue arrestado, dijo que no sabía si se lo estaba llevando una «milicia armada supremacista blanca» o la policía porque ninguno de sus agentes portaba identificación.

“No solo nos detuvieron”, dijo. «Nos secuestraron y secuestraron a 30 de nosotros [Wednesday] noche. Eligieron a las personas equivocadas para hacerlo. Eligieron la comunidad equivocada para ello. »

Frank Chapman, director ejecutivo de NAARPR, instó a los jóvenes manifestantes a continuar su campaña.

“Lo que estás haciendo aquí en Kenosha está trabajando por la liberación de todos nosotros. Hay más de nosotros que ellos, recuérdalo ”, dijo en el mitin.

La policía cargó al estilo Swat el miércoles cuando un grupo de personas llenó latas en una estación de servicio y luego se subió a una camioneta con placas de Oregon.

El video de un espectador muestra a los oficiales saltando de una camioneta negra con armas en la mano rompiendo la ventana de la camioneta con un bastón, abriendo la puerta, disparando a las personas y deteniéndolas.

El grupo resultó ser miembro de Riot Kitchen, una organización con sede en Seattle que sirve comida en las protestas.





Una mujer entrega flores a un miembro de la Guardia Nacional de Wisconsin mientras la gente se reúne para una vigilia el viernes, luego del tiroteo de Jacob Blake por la policía.



Una mujer le entrega flores a un miembro de la Guardia Nacional de Wisconsin que está a continuación mientras la gente se reúne para una vigilia por Jacob Blake el viernes. Fotografía: Brendan McDermid / Reuters

Jennifer Scheurle, directora del grupo, dijo que sus miembros estaban comprando gasolina para alimentar un generador para su camión de comida.

Los miembros de Riot Kitchen fueron acusados ​​del delito de alteración del orden público, pero todos estaban libres el viernes por la mañana.

“Rechazamos cualquier afirmación de que nuestra tripulación estaba allí para incitar a la violencia o fabricar explosivos”, dijo Scheurle. «Nuestra organización sin fines de lucro siempre ha sido y siempre se ocupará de alimentar a las personas».

La Unión de Libertades Civiles de los Estados Unidos pidió el viernes al gobernador de Wisconsin, Tony Evers, y al fiscal general del estado, Josh Kaul, que investiguen las acciones policiales en Kenosha durante las protestas. El tiroteo de Jacob blake ya está bajo investigación estatal y federal.

Esta semana, sin embargo, el jefe de policía de Kenosha, Daniel Miskinis, afirmó que se arrestaría a más personas si continuaban violando el toque de queda, que se impuso después del tiroteo de Blake y comienza a las 7 p.m.

Miskinis también dijo que el tiroteo mortal del martes por la noche no habría ocurrido si la gente no hubiera salido después del toque de queda.

El concejal de Kenosha Anthony Kennedy, quien habló a favor de Miskinis esta semana, le dijo a The Guardian que las acciones van desde el tiroteo de Blake hasta la brutalidad contra los manifestantes y la mala gestión de Kyle Rittenhouse, quien caminó a través de las líneas de la policía sin ser detenido después de abrir fuego contra los manifestantes el martes. , no eran representantes del Departamento de Policía de Kenosha que él conoce.

“Me quedé conmocionado, horrorizado y disgustado después de ver este video [of Jacob Blake] especialmente considerando lo que acabamos de ver con George Floyd ”, dijo Kennedy. “Pero lo que vi no refleja el profesionalismo que veo cuando interactúo con la policía o cuando mis electores lo necesitan.





Una mujer reacciona durante una vigilia tras el tiroteo de Jacob Blake por la policía el viernes.



Una mujer reacciona durante una vigilia tras el tiroteo de Jacob Blake por la policía el viernes. Fotografía: Brendan McDermid / Reuters

Después de la manifestación encabezada por organizadores y oradores predominantemente negros y marrones, la organización encabezó una marcha por la ciudad con participantes predominantemente blancos. Unos 15 automóviles los siguieron mientras los manifestantes atravesaban el área residencial que rodea el Palacio de Justicia del Condado de Kenosha. Los organizadores repartieron volantes y folletos de educación política a los propietarios de viviendas mientras caminaban por el vecindario de clase media racialmente diverso.

Cuando la protesta abandonó las viviendas y se dirigió al juzgado cuando se acercaba el toque de queda, pasaron dos camiones grandes que transportaban a más de una docena de soldados de la Guardia Nacional. Aunque algunos manifestantes intentaron formar un muro para detener los camiones, los organizadores les recordaron que no estaban allí para intensificar la violencia.

Kobi Guillory, organizador del capítulo NAARPR de Chicago y recién graduado universitario, enfatizó la importancia de poner a los residentes de Kenosha en el centro de las protestas después de que los agitadores externos causaron disturbios en la ciudad.

“La forma más fácil de averiguar qué quiere la gente y qué necesita es preguntarles, y lo que los organizadores de Kenosha dijeron que necesitan es más gente”, dijo. . “No querían que nadie viniera aquí y tergiversara nada en su comunidad.

“Vimos el poder en eso cuando la Guardia Nacional atravesó la manifestación y no nos molestaron porque había tanta gente aquí. Tenemos seguridad y poder en números ”, dijo a The Guardian.

El objetivo de la noche era dejar su huella y asegurarse de que nadie más sufriera abusos en la cárcel del condado de Kenosha, dijo.

Akindes recordó a la multitud que las desigualdades en el sistema de justicia penal y las tácticas ilegales para aprehender a las personas durante las protestas recientes son generalizadas.

“Hay tanta gente que está [jail and prison] durante años solo porque son negros, solo porque son latinos, solo porque son nativos ”, gritó Akindes.

«Simplemente porque no son parte de la clase capitalista supremacista blanca que gobierna este país».

Associated Press contribuyó con informes

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: