La negativa de Trump a condenar la supremacía blanca se ajusta a un patrón de retórica extremista | Noticias americanas

Donald Trump rechazo Condenar la supremacía blanca durante el debate del martes por la noche es parte de un patrón de retórica extremista que ya ha alimentado el miedo infundado al fraude electoral cuando el presidente instó a sus partidarios a descender a los colegios electorales en la elección de noviembre.

Los expertos tienen ya advertido que el aliento de Trump a la gente para que vaya a los colegios electorales podría tener consecuencias horribles, dado que las milicias armadas, de derecha y que apoyan a Trump ya han traído violencia y miedo a las ciudades de todo el país como resultado manifestaciones contra el racismo.

Miércoles Trump reclamación (es nunca había oído hablar de Proud Boys, el violento grupo de derecha al que instó a «mantenerse al margen» cuando se le pidió que condenara a los supremacistas blancos.

Ya sea que el presidente diga la verdad o no, los Proud Boys han sido ampliamente cubiertos en los medios durante años. han advertido Trump ha utilizado la retórica de la supremacía blanca en los últimos meses.


Trump niega tener conocimiento de Proud Boys cuando le dijo al grupo de extrema derecha que ‘se mantuviera alerta’ – video

El martes, frente a quizás su audiencia más grande en este ciclo electoral, Trump redobló esa retórica. Cuando se le preguntó si estaba dispuesto a «condenar a los supremacistas blancos y las milicias», Trump en cambio esquivó la pregunta, y parecía equiparar estos grupos con la violencia de “izquierda”.

Luego verificó el nombre de los Proud Boys, en un movimiento que el propio grupo celebró rápidamente como un llamado a las armas desde la Oficina Oval.

La respuesta de Trump coincide con comentarios similares a lo largo de su campaña presidencial y su presidencia. Después de un manifestante antifascista asesinado en un mitin nacionalista blanco en Charlottesville en 2017, Trump reclamación (es había «gente muy buena en ambos lados».

En febrero de 2016, mientras se postulaba para presidente, Trump se negó a condenar David Duke, un prominente supremacista blanco y exjefe del Ku Klux Klan, quien lo respaldó. Un mes antes, Trump retuiteó una cuenta de Twitter llamada WhiteGenocideTM, que previamente publicó material racista.

Los comentarios de Trump sobre el fraude electoral también parecen encajar en un modelo del presidente intento de intimidar a los votantes. «Insto a mis seguidores a que vayan a las urnas y observen con mucho cuidado porque eso es lo que tiene que suceder», dijo Trump el martes por la noche. «Les insto a que lo hagan».

Como Trump citó, sin evidencia, preocupaciones sobre el fraude, algunos de los primeros grupos en responder a su llamado a la acción fueron los extremistas de derecha.

Los Proud Boys se deleitaron con el respaldo presidencial. Rápidamente ofrecieron a la venta camisetas con el motivo “Stand by”.


Biden y Trump intercambian insultos en un frenético debate presidencial – Resumen video

En Parler, una red social creada para los conservadores y la extrema derecha, Proud Boys todavía estaba de moda el miércoles por la mañana. El fundador del grupo, Gavin McInnes, publicó la cita de Trump entre multitud de sus mensajes más típicos, entre ellos varios homófobos.

Otro usuario publicó una imagen de la bandera de Gadsden, una serpiente sobre un fondo amarillo, que se ha convertido en un símbolo popular entre la derecha, con las palabras «Retrocede y prepárate» debajo. El usuario etiquetó la publicación como #threepercenters, una milicia de extrema derecha.

Trump dijo a los periodistas en la Casa Blanca el miércoles: «No sé quiénes son los Proud Boys».

Y agregó: «Quienes sean, tienen que dar un paso atrás».

Después de su negativa a hablar en contra de la violencia de los supremacistas blancos durante el debate, Trump dijo: «Siempre he hablado en contra de cualquier forma de esto».

Pero en un mitin el miércoles por la noche en Duluth, Minnesota, Trump una vez más revirtió su retórica racista, provocando ataques contra los refugiados y contra Ilhan Omar, un representante de Minnesota que llegó a los Estados Unidos desde Somalia. como refugiada cuando era niña.

Como había hecho en una visita anterior a Minnesota, el presidente se quejó ante una multitud predominantemente blanca de que Omar, un ciudadano estadounidense, «nos dice cómo dirigir nuestro país». Los partidarios de Trump respondieron gritando «enciérrala».

Cuando Trump hizo comentarios similares a principios de este mes, Omar respondió Gorjeo: “En primer lugar, es mi país y soy miembro de la Cámara que lo destituyó. En segundo lugar, huí de la guerra civil cuando tenía ocho años. Un niño de 8 años no dirige un país, incluso si tú lo gestionas como tal. »

Los republicanos buscan reclutar hasta 50,000 personas en 15 estados clave para que sirvan como observadores de encuestas y desafíen el registro de votantes que consideran no elegibles. según el New York Times.

El estímulo de Trump para que la gente acuda a los colegios electorales ha suscitado mucha preocupación, dada la composición y conducta de los partidarios de Trump este año.


Represión de votantes: cómo Trump socava las elecciones en Estados Unidos – Explicación en video

Activo defendido Kyle Rittenhouse, un miembro de la milicia que asistió a los mítines de Maga, después de que Rittenhouse supuestamente matara a tiros a dos manifestantes de Black Lives Matter en Kenosha, Wisconsin. Otros partidarios de Trump han portado armas durante las protestas antirracistas y organizaron sus propias manifestaciones armadas fuera de los edificios del Capitolio del Estado.

«Hay miles de vigilantes armados en las calles este verano, primero en torno a estas solicitudes de reapertura[[[[protestas pidiendo el levantamiento de las restricciones de bloqueo por coronavirus]en las capitales de los estados «, Joe Lowndes, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Oregon, dile al guardia finales de septiembre.

«Luego, después de eso, muchos más de estos grupos de justicieros de derecha, que se llaman a sí mismos pro-Trump, salen para confrontar y a veces amenazan a los manifestantes de Black Lives Matter, y en algunos casos los matan», dijo Lowndes.

«Se los puede imaginar corriendo en los lugares de las elecciones o donde los votos se cuentan en distritos estatales en disputa de Michigan, Ohio, Wisconsin, Florida o donde sea».

Rashad Robinson, presidente de Cambiar el color, un grupo de derechos civiles sin fines de lucro, dijo que Trump había «dejado claro su llamado a la violencia».

«Apenas unos minutos después de que le dijo a una organización terrorista que se ‘preparara’, comenzaron a vestirse y prepararse para atacar a Estados Unidos», dijo Robinson, refiriéndose a los Proud Boys.

“Donald Trump necesita nacionalistas blancos preparados porque necesita violencia para ganar las elecciones. Quiere que los nacionalistas blancos invadan los colegios electorales en todo el país y eviten que los votantes voten, invadan nuestras calles y ataquen a las personas que se manifiestan, y eviten que se cuenten las boletas.

«Dejó en claro que su campaña no era para ganar votos, sino para retener el poder, cueste lo que cueste».

Maanvi Singh contribuyó con el reportaje



Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: