La mitad de la población de Nagorno-Karabaj desplazada por el enfrentamiento entre Armenia y Azerbaiyán | Noticias del mundo

Los enfrentamientos entre las fuerzas armenias y azerbaiyanas han desplazado a la mitad de la población separatista Nagorno-Karabaj según su defensor de los derechos, los defensores del pueblo internacionales celebrarán su primera reunión en Ginebra.

El presidente ruso, Vladimir Putin, pidió el miércoles el fin de una «gran tragedia» en una entrevista con la televisión estatal, cuando nuevos ataques aéreos golpearon la principal ciudad de Karabaj, Stepanakert y Armenia Dijo que la lucha se desataba en la línea del frente.

Incluso si no se pudiera resolver el prolongado conflicto sobre la región separatista de Armenia, se debe acordar un alto el fuego «lo más rápido posible», dijo Putin.

Unas pocas horas después Azerbaiyán Dijo que su ministro de Relaciones Exteriores, Jeyhun Bayramov, viajaría a Ginebra el jueves y se reuniría con los líderes de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, el Grupo de Minsk, que está copresidido por diplomáticos de Francia y Rusia. y Estados Unidos.

Luchando en uno de los conflictos más duraderos resultantes de la caída de la Unión Soviética se rompió de nuevo el 27 de septiembre, Azerbaiyán insistió en que la región debía recuperar el control.

Los enfrentamientos duraron «todo el día, a lo largo de la línea del frente y ahora continúan», con los combates más feroces en el sur de Karabaj, dijo a la prensa el portavoz del Ministerio de Defensa armenio. Artsrun Hovhannisyan, citado por la agencia de noticias rusa Tass.

Los bombardeos intermitentes de las fuerzas azerbaiyanas han convertido a Stepanakert en una ciudad fantasma sembrada de artefactos explosivos sin detonar y cráteres de proyectiles.

Gran parte de los 50.000 habitantes de Stepanakert se han ido, y los que permanecen en cuclillas en los sótanos.

«Según nuestras estimaciones preliminares, alrededor del 50% de la población de Karabaj y el 90% de las mujeres y los niños, o alrededor de 70.000 a 75.000 personas, han sido desplazados», dijo a la AFP el defensor de los derechos de Karabaj. Artak Beglaryan.

Azerbaiyán ha acusado a las fuerzas armenias de bombardear objetivos civiles en áreas urbanas, incluyendo segunda ciudad más grande de Ganja.

Se ha confirmado la muerte de decenas de civiles en los combates y la parte armenia ha admitido más de 300 muertes militares. Azerbaiyán no ha admitido ninguna muerte entre sus tropas.

Los fiscales azerbaiyanos dijeron que 427 casas con alrededor de 1.200 personas habían sido destruidas.

El Grupo de Minsk de la OSCE ha estado buscando una solución al conflicto desde la década de 1990.

Sin embargo, Armenia excluyó a su ministro de Relaciones Exteriores, Zohrab Mnatsakanyan, que se reunió con su homólogo azerbaiyano en Ginebra y dijo que «es imposible negociar con una mano y continuar las operaciones militares con la otra».

Rusia anunció que su ministro de Defensa, Sergei Shoigu, se había reunido el miércoles por la noche con sus homólogos armenios y azerbaiyanos, sin dar detalles.

El conflicto ha atraído a las potencias regionales, y el ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, advirtió que el apoyo de Turquía a Azerbaiyán corre el riesgo de alimentar la «internacionalización» del conflicto.

Le Drian, en declaraciones al parlamento francés, acusó a Azerbaiyán de ser el origen del conflicto actual y deploró «el gran número de víctimas civiles en nombre de los escasos avances» sobre el terreno.

Nagorno-Karabaj se separó de Azerbaiyán en una guerra a principios de la década de 1990 que se cobró la vida de unas 30.000 personas. Los separatistas armenios han declarado su independencia.

Los 140.000 habitantes de la región son ahora casi exclusivamente armenios tras la salida de los azerbaiyanos que permanecieron durante la guerra.

Sin embargo, la comunidad internacional lo considera parte de Azerbaiyán y ningún estado, incluida la propia Armenia, reconoce su independencia.

Los enfrentamientos esporádicos han estallado con frecuencia desde un alto el fuego en mayo de 1994, particularmente en 2016.

Pero los analistas dicen que la participación de Turquía esta vez ha cambiado el panorama.

Turquía Según los informes, envió combatientes sirios pro-Ankara para reforzar las fuerzas azerbaiyanas, así como drones de fabricación local que ya se han desplegado con éxito en Libia y Siria.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en el Reino Unido, dice que se han enviado 1.200 combatientes y que al menos 64 han muerto.

«El nuevo aspecto es que hay una participación militar de Turquía que corre el riesgo de alimentar la internacionalización del conflicto», dijo Le Drian.

El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, dijo el martes que el mundo debería apoyar a Azerbaiyán como «el lado de los que tienen razón», y describió a Armenia como «el ocupante».

Rusia mantiene relaciones cordiales y vende armas a ambos lados. Pero tiene una base militar en Armenia y Ereván es miembro de un grupo de seguridad regional liderado por Rusia, mientras que Bakú no lo es.

El primer ministro armenio, Nikol Pashinyan, dijo que confiaba en que Rusia acudiría en su ayuda debido a que los dos países se unieron a la alianza militar de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CTSO).

En su entrevista, Putin enfatizó que Moscú cumplirá con sus obligaciones, que los analistas a veces denominan OTAN rusa.

Pero señaló: «Las hostilidades, que, para nuestro gran pesar, aún continúan hoy, no tienen lugar en territorio armenio».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: