Los partidarios de Trump se manifiestan en Washington mientras el presidente se niega a ceder ante Biden | Noticias americanas

Donald Trump continuó enfurecido contra la luz moribunda de su presidencia estadounidense el sábado, afirmando falsamente ser víctima de un fraude electoral masivo y alabando a los teóricos de la derecha y la conspiración que se reunieron en Washington para hacerse eco de su fabricación.

Trump salió de la Casa Blanca entre aplausos, vítores, agitaciones y silbidos de cientos de simpatizantes alineados a ambos lados de la calle. Salieron al aire, tomaron fotografías con teléfonos y sostuvieron carteles que incluían «Mejor presidencia» y «Detengan el robo».

La multitud también agitó banderas como «Trump 2020: Mantenga a Estados Unidos genial», «Trump 2020: No más tonterías», «¡Todos a bordo del tren Trump!» y “Trump 2020: Pro vida, pro Dios, pro pistola”. Se instaló un puesto para vender mercadería, como en un mitin de Trump. Algunos corrieron con entusiasmo tras la procesión. Hubo cánticos de “¡USA! ¡ESTADOS UNIDOS! «,» ¡Queremos a Trump! ¡Queremos a Trump! Y «¡Cuatro años más!» ¡Cuatro años más! »

Suscríbase al boletín de The Guardian’s First Thing

Trump aún no ha admitido que perdió las elecciones del 3 de noviembre Joe Biden, a pesar de un recuento extendido que muestra que el demócrata se aseguró cómodamente los votos electorales necesarios para la victoria, apoderándose de los estados republicanos que alguna vez fueron seguros en Arizona y posiblemente en Georgia, donde se está realizando un recuento manual.

En los Estados Unidos, Biden tiene más de 5 millones de votos más.

El presidente se ha negado a cooperar con una transición de poder a Biden, quien ingresará a la Casa Blanca el 20 de enero, o incluso a brindarle a su sucesor informes de seguridad nacional. Trump continuó el sábado afirmando, sin pruebas, que la elección fue «amañada» y que él era el ganador legítimo.

Funcionarios federales y estatales dijeron el viernes que la elección fue «la más segura en la historia de Estados Unidos», sin evidencia de que los votos se hubieran comprometido o cambiado.

Sin embargo, muchos partidarios de Trump aceptan las afirmaciones del presidente, con miles de personas reunidas en Washington en protestas organizadas bajo títulos como «Million MAGA March» y «Stop the Steal».

Figuras extremistas marginales como el fundador de Infowars y teórico de la conspiración Alex Jones, Enrique Tarrio, presidente del grupo de extrema derecha Proud Boys y Jack Posobiec, quien promovió el infame complot «Pizzagate» que condujo a un tiroteo. en 2016 en un restaurante en Washington, lideró manifestaciones. lo que Trump llamó «reconfortante».

Horas después, después del anochecer en la capital del país, los manifestantes pro-Trump se enfrentaron en las calles con los contramanifestantes, con videos publicados en las redes sociales que mostraban peleas, proyectiles y garrotes. . La policía arrestó al menos a 20 personas por diversos cargos, incluido asalto y posesión de armas, dijeron las autoridades. Se informó de un apuñalamiento, dos policías resultaron heridos y la policía también recuperó varias armas.

Un participante en la manifestación pacífica durante el día, Mike Sembert, de Fort Meyers, Florida, le dijo al Guardian que vino porque «necesitamos a nuestro presidente de regreso y necesitamos cuatro años más». Dijo que la elección fue fraudulenta y que los votos fueron emitidos por «los ilegales y los muertos».

Los manifestantes anti-Trump también han seguido manifestándose en Washington desde que estallaron las celebraciones callejeras cuando se confirmó la victoria de Biden hace una semana. Unos carteles, algunos de los cuales decían «Perdedor» y «Fracaso», cubrían una valla no escalable erigida alrededor de todo el perímetro de la Casa Blanca.

Hubo un «intento escandaloso e ilegítimo de revertir la elección que debe ser detenido en seco por la gente en las calles diciendo claramente: la elección ha terminado», dijo Sunsara Taylor, una contramanifestante. “Biden ganó. Trump perdió.

Los tribunales, así como las principales organizaciones de noticias que normalmente examinan a los ganadores de las elecciones, no parecen estar de humor para complacer a Trump. La campaña del presidente sufrió numerosas pérdidas legales en Michigan, Arizona y Pensilvania después de afirmar que las papeletas se contaron ilegalmente.

«La campaña de Trump sigue esperando encontrar un juez que trate las demandas como tuits», dijo Justin Levitt, profesor de la Facultad de Derecho de Loyola y experto en derecho electoral de CNN. “Una y otra vez, todas las personas con un vestido que han conocido han dicho: ‘Lo siento, estamos gobernando la ley aquí. «»


Donald Trump está a punto de admitir la derrota pero se detiene en seco – video

La mayoría de los republicanos de alto rango se han puesto del lado de Trump o se han negado a condenar su negativa a reconocer su pérdida, una posición que llevará a Estados Unidos por un «camino peligroso», advirtió el ex presidente Barack Obama. Hay algunas excepciones republicanas notables. George W. Bush, otro ex presidente, felicitó a Biden por su victoria.

La tumultuosa transición se produce cuando Estados Unidos se ve devastado por un aumento en el número de casos de coronavirus. La Universidad Johns Hopkins registró un nuevo récord diario de 184,514 infecciones el viernes, y los estadounidenses ahora mueren a una tasa de alrededor de 1,000 por día. Casi 250.000 personas en los Estados Unidos han muerto a causa de la pandemia, con mucho el mayor número de muertos en el mundo.

Biden instó a las personas a tomar precauciones básicas, como usar máscaras, mientras abordan los ‘desaparecidos dolorosamente’ Administración Trump respuesta a la crisis.

“No seré presidente hasta el próximo año”, dijo el presidente electo. “Esta crisis no respeta las fechas del calendario, se está acelerando en estos momentos. Se necesita una acción urgente hoy, ahora, por parte de la administración actual, comenzando con el reconocimiento de la gravedad de la situación actual. »

Durante la marcha, los contramanifestantes en Washington dijeron que los partidarios del presidente los atacaron.

Sunsara Taylor, portavoz y cofundadora de RefuseFascism.org, dijo a The Guardian que su grupo era parte de una protesta nacional para «hacer frente a la victoria de su derrota electoral … para denunciar, para oponerse al intento de Trump de revertir esta elección».

Alrededor de las 11:15 a.m., dijo Taylor, entre 15 y 20 activistas se reunieron en el extremo occidental de Freedom Plaza cerca de la Casa Blanca y comenzaron a colocar carteles. Debido a que había muchos seguidores de Trump alrededor, estaba abarrotado, dijo, por lo que los activistas decidieron salir a las calles.

«Su multitud de seguidores se abalanzó sobre nosotros tan pronto como nos fuimos», dijo Taylor. “Nos atacaron a algunos de nosotros. Lo consiguieron. Empujaron. Cada persona tenía sus manos apoyadas en varios cráneos MAGA, pero los mantuvimos juntos. Caminamos juntos.

Nadie resultó herido de gravedad. El grupo de Taylor luego se reunió, dijo, en Black Lives Matter Plaza, el tramo de 16 Street NW cerca de la Casa Blanca que pasó a llamarse este verano.

Al anochecer, Hubo múltiples enfrentamientos cuando pequeños grupos de partidarios de Trump intentaron ingresar al área alrededor de la plaza.

En un patrón que seguía repitiéndose, los partidarios de Trump que se acercaban al área fueron acosados, rociados con agua y vieron sus gorras MAGA y banderas pro-Trump rasgadas y quemadas, entre vítores. Al caer la noche, varias líneas policiales separaron los dos lados.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: