Slash and Burn de Claudia Hernández crítica – recuerdos de guerra y maternidad | ficción

yon su libro de 1983 el Salvador, Joan didion Escribió que El Salvador durante sus 13 años de guerra civil «no fue una cultura en la que se valora mucho lo definido», sino que «el terror es lo dado del lugar». Ambas características se destacan con fuerza en la película de Claudia Hernández Cortar y quemar. El comparte con Anna quema Lechería un enfoque en cómo las mujeres enfrentan los conflictos causados ​​por los hombres; como Lechería, es una historia que podría provenir de un solo lugar, pero es cuidadosamente no específica en sus detalles, dejando el país y los personajes sin nombre. En su corazón hay una mujer que se une a un movimiento guerrillero, convirtiéndose en una compañeroun en la guerra luego de ser abusada por soldados que aterrorizan a los habitantes. Pero los horrores de su experiencia son un preludio, y la mayor parte del libro trata sobre el futuro que, durante la lucha, parecía esquivo.

Varios años después de la guerra, la mujer tiene cuatro hijas, pero una de ellas vive en París, después de haber sido vendida a una familia francesa para financiar la causa insurreccional (aquí no hay lado «bueno»). París representa otro mundo, esquivo pero que contiene todo lo que una mujer desea. Vemos con ella a través de la esperanza y la desesperación: cuando su hija llega a casa por un tiempo, es solo para recorrer el país y hablar con otras familias que también han perdido hijos.

La novela está controlada y definida por su estilo: párrafos largos y muy entretejidos de recuerdos intrincados sin un discurso directo. La interioridad sostenida de la narración permite una experiencia de lectura intensiva, pero es un tributo tanto a la cuidadosa estructura de Hernández como a la traducción de Julia Sanches que el lector se desorienta solo brevemente cada vez que la narración pasa de madre a hija a hermana. Los hombres, cuya mejor opción durante la guerra era ser un desertor, permanecen en gran parte ausentes después y no son bienvenidos cuando aparecen.

Qué Cortar y quemar – el nombre de un método de agricultura que es destructivo y regenerativo – muestra la dificultad de crear una nueva vida después de la guerra u otro trauma. La madre no sabe identificarse: con ella nombre de guerra o su nombre de nacimiento? ¿La vida ha vuelto a la normalidad o ha vuelto a empezar? Sus hijas lidian con las oportunidades educativas y de viaje que les ha abierto el “éxito” de la guerra. Porque, en general, se nos recuerda enfáticamente: “Nada de esto estaba bajo su control. Puede que este nunca haya sido el caso.

• Slash and Burn de Claudia Hernández, traducido por Julia Sanches, es publicado por And Other Stories (PVP £ 11,99). Para pedir una copia, vaya a guardianbookshop.com. Pueden aplicarse cargos por envío.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: