Familia de guatemalteca desaparecida insta a México a resolver asesinatos de 19 presuntos migrantes | México

La familia de una joven guatemalteca 19 víctimas de una masacre en el norte de México, insta al gobierno mexicano a llevar a los responsables ante la justicia.

Los fiscales estatales mexicanos en Tamaulipas dijeron que había al menos dos guatemaltecos entre los cuerpos encontrados. La oficina del fiscal general dijo en un comunicado que los investigadores hasta ahora han identificado genéticamente a cuatro de los muertos con la ayuda de sus familias.

Dos eran guatemaltecos y dos mexicanos, dijo la oficina, sin dar los nombres de las personas. Algunas familias guatemaltecas habían dicho que temían que los parientes que intentaban migrar a Estados Unidos estuvieran entre los asesinados en Tamaulipas.

Las autoridades dijeron que los resultados preliminares sugirieron que 16 de los cuerpos eran de hombres, uno era de mujeres y dos aún no estaban claros debido a que estaban muy quemados.

Paola Damaris Zacarias, 22, del pequeño pueblo guatemalteco de Catarina, cerca de la frontera con México, se cree que estuvo entre los que murieron.

«Queremos que se haga justicia, una investigación para determinar quién fue el responsable», dijo este viernes su hermano Héctor Zacarías en una entrevista. “Pido a las autoridades mexicanas que investiguen este tema, descubran la verdad y qué lo motivó.

«Nos causó un gran dolor».

El padre de Paola, Gerardo Zacarias, dijo que la familia había donado muestras de ADN con la esperanza de que los investigadores pudieran identificar los restos encontrados en Tamaulipas, un área a menudo peligrosa donde ya han caído migrantes. víctima de una pandilla de drogas despiadada.

Zacarías dijo que su hija se fue a Estados Unidos a buscar trabajo debido a la falta de oportunidades en Guatemala. La familia tuvo noticias suyas por última vez el 22 de enero, dijo, poco antes de que las autoridades mexicanas descubrieran los cuerpos.

Los asesinatos han causado una mayor consternación en México sobre los peligros que enfrentan los migrantes, muchos de los cuales provienen de los tres países centroamericanos violentos y pobres de Guatemala, Honduras y El Salvador.

Héctor Zacarías estaba inconsolable.

“Estos son jóvenes con metas, que luchaban por avanzar en el mundo”, dijo. «Pero, lamentablemente, cayeron en manos de personas despiadadas y despiadadas».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: