Mozambique: 180 trabajadores atrapados en hotel tras ataque insurgente | Mozambique

Más de 180 personas, incluidos trabajadores expatriados, quedaron atrapadas en un hotel del norte Mozambique ciudad atacada por insurgentes durante tres días.

El ejército intentaba llevar a los trabajadores a un lugar seguro desde la ciudad de Palma, ubicada cerca del sitio de gas multimillonario en la península de Afungi en la provincia de Cabo Delgado, el viernes, según los trabajadores atrapados.

Los militantes yihadistas lanzaron su ataque contra la ciudad costera el miércoles por la tarde, lo que obligó a los residentes aterrorizados a huir al bosque circundante y a los trabajadores de GNL en busca de un refugiado en el Hotel Amarula.

El gobierno del país dijo que los soldados habían lanzado una ofensiva para hacer retroceder a los combatientes extremistas de la ciudad, el centro de un enorme proyecto de gas.

“Casi toda la ciudad ha sido destruida. Mucha gente murió ”, dijo un trabajador en el sitio de GNL por teléfono el viernes por la noche después de ser rescatado en Afungi. No dio detalles de las víctimas ni de sus nacionalidades. “Mientras los residentes huían al monte, los trabajadores de la compañía de GNL, incluidos los extranjeros, se refugiaron en el hotel Amarula donde esperan ser rescatados”, dijo, pidiendo no ser identificado.

Otro trabajador de una empresa contratada por la empresa de energía Total dijo que helicópteros sobrevolaron el hotel el viernes temprano en un intento de encontrar «un corredor para salvar a las aproximadamente 180 personas atrapadas en el hotel». “Pero hasta el anochecer, mucha gente permaneció en el lugar mientras los militantes intentaban avanzar hacia el hotel”, dijo.

En un videoclip corto y no verificado compartido en las redes sociales, un hombre no identificado filmó el vestíbulo del hotel mostrando a varias personas moviéndose por el patio. Con el zumbido de un helicóptero de fondo, calificó de «crítica» la situación de Palma. «No sabemos si seremos salvados», dijo, y agregó que el hotel se estaba quedando sin comida pero todavía tenía agua.

Activistas afiliados a la Estado islámico El grupo atacó aldeas y pueblos de la provincia, provocando la huida de cerca de 700.000 personas. La violencia ha matado al menos a 2.600 personas, la mitad de las cuales son civiles, según la agencia estadounidense de recopilación de datos Armed Conflict Location and Event Data.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: