Golpe de Estado en Myanmar: El ejército amplía el cierre de Internet | Myanmar

La junta militar de Myanmar amplió el cierre de Internet, obstruyendo aún más el acceso a la información en el país, donde cientos de personas murieron y desaparecieron tras un golpe de Estado en febrero.

El jueves por la noche, antes de las nuevas restricciones, la gente se apresuró a compartir enlaces a canales de radio y aplicaciones de comunicación que funcionan sin conexión. En las calles, los manifestantes realizaron una vigilia, usando velas para deletrear las palabras «Nunca nos rendiremos».

El acceso a Internet ya había sido severamente restringido por la junta. Los datos móviles, que es la principal fuente de acceso a Internet, se cortaron durante 18 días en todo el país, mientras que se impuso un cierre mayor todas las noches durante casi 50 días. Los nuevos recortes afectan la banda ancha inalámbrica, aunque los servicios de fibra todavía parecen estar funcionando.

El jueves, el Consejo de Seguridad de la ONU «expresó su profunda preocupación por el rápido deterioro de la situación» en Myanmar. En un comunicado, dijo que «condena enérgicamente el uso de la violencia contra manifestantes pacíficos y la muerte de cientos de civiles, incluidos mujeres y niños».

Al menos 535 personas fueron asesinados por los militares desde el golpe, según la Asociación de Presos Políticos (AAPP), cuando más de 2.500 personas han sido detenidas. El grupo de defensa no pudo confirmar la ubicación de la gran mayoría de los detenidos recientes.

«El uso generalizado por parte de la junta militar de detenciones arbitrarias y desapariciones forzadas parece tener la intención de sembrar el miedo en los corazones de los manifestantes antigolpistas», dijo Brad Adams, director para Asia de Human Rights Watch.

El jueves, antes de que se impusieran nuevas restricciones a Internet, los manifestantes pidieron una «huelga de flores» en las paradas de autobús donde los manifestantes asesinados por las fuerzas de seguridad habían salido en sus últimos viajes. «Mañana dejaremos flores en las paradas de autobús … Eso es lo que quiero decirles antes de que se caiga Internet», publicó en Facebook Khin Sadar, líder de la protesta.

Entre los manifestantes de hoy, el número de muertos ha aumentado aún más. Según informes de AFP, un manifestante de 31 años fue asesinado a tiros y otros 10 resultaron heridos en Monywa, en el centro de Myanmar, mientras que una persona también murió y seis resultaron heridas en Mandalay.

El secretario de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab, acusó al ejército de «asesinato indiscriminado de personas inocentes, incluidos niños», al anunciar sanciones contra uno de los conglomerados más grandes del ejército, la Corporación Económica de Myanmar (GUY). El Reino Unido también ha dicho que contribuirá con 700.000 dólares a los esfuerzos del Consejo de Seguridad de la ONU para documentar graves violaciones de derechos humanos en Myanmar.

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja pidió una mayor protección del personal médico, advirtiendo que los trabajadores de rescate de la Cruz Roja de Myanmar han sido «injustamente arrestados, intimidados o heridos» y que la propiedad y las ambulancias de la Cruz Roja sufrieron daños.

«Esto es inaceptable. Los trabajadores de la salud nunca deben ser un objetivo. Se les debe dar acceso humanitario sin restricciones a los necesitados», dijo Alexander Matheou, director regional de la Federación Internacional para la región de Asia y el Pacífico.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: