Uncategorized

Ted Brown: el hombre que protagonizó un beso masivo e hizo historia | Raza

Ol 1 de julio de 1972, Ted Brown cruza el centro de Londres, se detiene en Trafalgar Square para darse un beso y hace historia. Estuvo en el evento que ayudó a organizar, el primer evento oficial gay del Reino Unido. Orgullo, en el que más de 2.000 personas marcharon por la capital antes de realizar un beso masivo. Medio siglo después, sus recuerdos del día son eufóricos. “Fue increíble”, dice. «Sentí que estábamos continuando el legado de la marcha por los derechos civiles». Ese día tomó fotos de lesbianas y hombres saliendo, reunidos alrededor de los leones y fuentes de Trafalgar Square, cubriéndolos con pancartas y exigiendo la liberación de todos.

Organizada por la rama británica del Frente de Liberación Gay (GLF), la Marcha de Londres siguió a los disturbios de Stonewall y al primer Desfile del Orgullo en los Estados Unidos. “La premisa básica de GLF era que había que salir y mostrarle a la gente quiénes somos realmente”, dice Brown. Su trabajo con la GLF, sus esfuerzos por mejorar el trato y la representación de las personas LGBT en los medios de comunicación y su lucha contra la policía abusiva lo convierten en una figura clave tanto en la historia de los derechos civiles británica como en la historia LGBT. Fue uno de los pocos rostros negros de la Primera Marcha del Orgullo y recuerda que estaba formada «en su mayoría por jóvenes, en su mayoría blancos, inevitablemente, y en su mayoría hippies». Sólo cinco años después de 1967, el verano del amor y el apogeo del movimiento hippie.

Esta no fue la primera marcha de GLF por los derechos de los homosexuales. En 1970, Brown estaba en Highbury Fields, al norte de Londres, protestando por el arresto de Louis Eakes, el presidente de las Juventudes Liberales. Eakes había sido arrestado por conducir después de una inyección de «policía bonita», donde los agentes de policía se hacían pasar por posibles parejas sexuales. Al año siguiente, «nuestro grupo de jóvenes marchó contra las leyes de edad desigual de consentimiento», dice Brown. En ese momento, algunos hombres pagaron un alto precio por esta ley. “Había un hombre que tenía 21 años y su novio 19, y fue sentenciado a 14 años. Y logramos hacer campaña y recibir una llamada y reducirla a algo así como a tres años. «

Brown con Peter Tatchell al comienzo de la primera Marcha del Orgullo Gay en 1972.
Brown (izquierda) con Peter Tatchell (derecha) al comienzo de la primera Marcha del Orgullo Gay en 1972.

Este naciente movimiento de liberación gay estaba intrínsecamente vinculado al movimiento de derechos civiles por la justicia racial, dice Brown. De hecho, la rama británica de GLF se formó después de que los estudiantes de LSE Aubrey Walter y Bob Mellors se reunieran en una conferencia en septiembre de 1970 en Filadelfia, facilitada por el Movimiento Pantera Negra. Y todas sus manifestaciones fueron coaliciones con otros grupos de liberación. «Una de las primeras caminatas de GLF», dice Brown, «tuvo lugar en Notting Hill Gate, y fue dirigida por gente de Mangrove», el restaurante caribeño en All Saints Road, Notting Hill, que se convirtió en un centro de organización negra. actividad, y fue el tema de una película reciente del director Steve McQueen. Al GLF también se unieron «personas involucradas en las huelgas de los mineros y el [radical left group] Brigada enojada, y había estado encerrado en esas campañas ”, dice Brown. Muchos de estos grupos marcharon junto al GLF en el rally del orgullo gay de 1972.

Brown, de 71 años, nació en la ciudad de Nueva York de padres jamaicanos: su madre era farmacéutica y su padre mecánico. En el momento de su nacimiento, sus padres ya no estaban juntos y su relación era terriblemente turbulenta. Cuando Dorothy Walker estaba embarazada de Brown en 1949, su padre estaba decidido a mantenerla alejada de la hermana mayor de Brown, Jewel. Un día, invitó a Walker a la nueva casa que compartía con una novia estadounidense y le dio una taza de café, que había mezclado con drogas. Luego llamó al hospital, dice Brown, y les dijo: «Esta mujer está loca». Walker fue detenido en el Pilgrim State Hospital en Brentwood, Nueva York, donde nació Brown el 1 de febrero de 1950. “Algunas personas dicen que eso explica muchas cosas”, se ríe.

Cuando fue liberada, Brown y su madre se mudaron a Harlem, donde asistió a la Escuela Católica Notre Dame de la Victoire, el único lugar donde pudo conocer a Jewel. Los tribunales de divorcio le habían dado a sus padres la custodia compartida de su hermana, pero su padre impedía que su madre viniera a recogerla los fines de semana. “Desde entonces conocí a mi hermana, recientemente, y ella me explicó cómo la escondieron en el lavadero de su casa y dijo que no estaba allí. Le dijeron a mi hermana que nuestra madre no la quería. «

A pesar de esta animosidad de los padres, Brown describe una vida feliz en Harlem, rodeado de otros niños negros. “Recuerdo muchos juegos que solíamos jugar, recuerdo que me encantaban las calles. Teníamos muchas canchas de baloncesto. También fue consciente del patrimonio cultural que se está construyendo a su alrededor. “Los deportistas negros estaban haciendo grandes cosas, especialmente gente como los Harlem Globetrotters. Junto con artistas musicales como Billie Holiday, Sarah Vaughan, Billy Eckstine y Ella Fitzgerald, han ganado gran fama e imágenes positivas para la comunidad negra.

Sin embargo, no se hacía ilusiones de poder estar a salvo en un mundo donde la violencia contra los negros era tan visible. Tenía cinco años cuando el de 14 años Emmett Till fue linchado en Mississippiy recuerda la cobertura televisiva del asesinato del niño. Aunque no vivía en el sur, el joven Brown estaba aterrorizado de que le pudiera pasar esto. “Nos advirtieron contra los blancos en las calles y nuestros padres nos dijeron que tuviéramos mucho cuidado. Incluso en Harlem, aunque es un área predominantemente negra, todavía tuvimos incidentes de personas blancas que ingresaron al área y se comportaron de manera irresponsable.

Ted Brown en Central Park, Nueva York, en 1975.
Ted Brown en Central Park, Nueva York, en 1975.

Un año después, Brown y su madre fueron golpeados por la fuerza de una forma de discriminación más legal. Su madre estaba involucrada en la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color y ha sido catalogada por el FBI como una «alborotadora». El 23 de abril de 1956, Walker, Brown y su media hermana menor, Jackie, fueron deportados a Jamaica. La documentación oficial de su despido indica que Walker era «una persona de mal humor, habiendo estado involucrado en los disturbios provocados por la NAACP».

El compañero de Walker en ese momento, el padre de Jackie, era un hombre judío blanco y no podía moverse con ellos; murió antes de que la pareja pudiera reunirse. El padre biológico de Brown también iba a ser deportado, pero sin que Brown y su familia lo supieran, se había casado con su novia estadounidense. “Literalmente, mientras subíamos los escalones del SS Arcadia, el barco que nos llevaría a Jamaica, sacó su certificado de matrimonio, que le otorgó la ciudadanía estadounidense. Y lo salvó. Fue la última vez que Brown vio a su padre.

Si bien para su madre debe haber sido una experiencia traumática, Brown estaba menos preocupado. “Para mí, la deportación me pareció una aventura. Iba en barco a un país que nunca había visto antes. Y la infancia en Jamaica fue divertida. «Corría descalzo por las calles. Gran parte de Jamaica, aunque pobre, era muy hermosa. Sin embargo, incluso aquí no podía escapar de los prejuicios. Su madre sí. Encontró un trabajo como farmacéutica en Canadá, y él y su hermana menor se quedó en Jamaica. Pero los miembros de la familia que estaban lo suficientemente felices de recibir a su hermana no lo aceptaron. ‘Estaban cuidando a mi hermana porque tenía la piel clara, nos dijeron. Nuestra familia dijo: Ted, es demasiado moreno «».

Cuando su madre pudo mantenerlos, los niños se reunieron con ella en Canadá, y luego juntos tomaron un barco al Reino Unido en 1959. Inmediatamente después de las primeras llegadas de Windrush, su madre, ahora embarazada del niño. Brown’s su medio hermano, Bobby, tenía una maleta y dos niños pequeños. Sin embargo, mientras buscaban alojamiento, los carteles que vieron decían: «No se permiten negros, no perros, no irlandeses». La familia se vio obligada a dormir en la calle durante algunas semanas, antes de encontrar una habitación en Brixton, al sur de Londres, con papel tapiz despegado, calentada solo por un pequeño calentador de parafina. Más tarde, cuando Brown tenía alrededor de 12 años, se mudaron a Deptford en el sureste de Londres, pero se fueron a Greenwich después de que el Frente Nacional metiera heces de perro en sus buzones de correo y rompiera sus ventanas.

Brown en 1973.
Brown en 1973. Fotografía: cortesía de Ted Brown

Tomó un película, Carmen Jones, para hacerle entender a Brown que era gay. “Hay una escena en la que Harry Belafonte interpreta a Joe y está tratando de sacar un Jeep de esa cala. Y es todo musculoso. Y mi pequeño corazón latía. La emoción de esta epifanía a los 13 se vio rápidamente empañada por la sensación de aislamiento de Brown. Pero empezó a sospechar que su mejor amigo, otro joven negro, podría sentir lo mismo. “No hemos tenido sexo ni nada. Solo tengo una impresión. Hubo varias cosas sobre nuestro comportamiento. Brown nunca estuvo seguro, pero la muerte del niño por suicidio a los 15 años lo dejó angustiado. “Lo entendí, porque más tarde, en parte debido a la depresión por lo que le había sucedido, sentí más o menos lo mismo.

La muerte de su amigo lo impulsó a hablar con su madre. “Tenía que decírselo a alguien. Y ella lloró en mi hombro. Lloré en su hombro. Ella dijo: « Bueno, vas a tener que lidiar con el racismo y también con la hostilidad de la sociedad hacia los homosexuales. discursos de activista de derechos civiles gay Bayard rustin, describiendo el movimiento de derechos civiles como una coalición que también abogó por la liberación de gays y mujeres.

Poco después, el 22 de noviembre de 1965, falleció la madre de Brown. Ella solo tenía 50 años. Tuvo un ataque cardíaco y asma concomitantes frente a Brown y sus hermanos. “Intenté darle reanimación boca a boca y corrí a la cabina telefónica para llamar a la ambulancia, pero no vinieron durante 20 minutos. Para entonces ella se había ido. Le da crédito por haberle imbuido del espíritu de amor revolucionario y rechazo del sectarismo.

Debido a la diferencia de edad, Brown y sus hermanos fueron enviados a hogares separados para niños después de que murió su madre y su aislamiento empeoró. Recuerda un viaje escolar a Brighton donde otros niños hablaron sobre sus ambiciones para el futuro: trabajo soñado, matrimonio e hijos. Ted no podía ver nada de esto por sí mismo. “No tenía idea de lo que iba a hacer. No conocía a ningún otro homosexual. «

Cuando regresó al hogar de niños ese día, decidió terminar con su vida. Pero se salvó al darse cuenta de que su hermano menor y su hermana menor no tendrían a nadie que los cuidara. «Lo estaba viendo desde el punto de vista de cuando tenga 25, cuando tenga 30, si no conozco a nadie, o si mi hermano y mi hermana pequeños descubren que soy gay, seré solo.»

Luego, a los 19 años, vivió un momento decisivo. Era 1969 y todavía no conocía a nadie que fuera abiertamente gay, pero se encontró con una historia sobre los disturbios de Stonewall. El informe explica cómo «unas reinas con carteras se peleaban con la policía en un bar de Nueva York», dijo. Para Brown, oír hablar de otros hombres homosexuales actuando juntos fue increíble. «Recuerdo haber hecho volteretas por toda la sala de estar».

Celebración del 50 aniversario del Frente de Liberación Gay.
Celebración del 50 aniversario del Frente de Liberación Gay. Fotografía: Zefrog / Alamy

Al año siguiente, en noviembre, fue a ver la famosa película gay Boys in the Band. Afuera, miembros del GLF distribuían folletos. Brown fue a la tercera reunión del grupo, en la LSE, y recuerda lo emocionante que fue. “Nunca había estado en una habitación con otros hombres homosexuales que estaban enojados por la forma en que nos trataban y querían pelear por eso”, dice.

Encontrar el GLF le permitió ver un futuro por sí mismo por primera vez, mientras que los espacios activistas le dieron un propósito claro, amistades y amantes. Después de sus primeros años en GLF, Brown creó sus propios colectivos organizativos. Dirigió la sección negra de Galop, el grupo de vigilancia de la policía gay de Londres, formado en junio de 1982 para luchar contra la policía homofóbica, pero se fue después de una furiosa confrontación con un hombre gay blanco de la organización que usó un insulto racial y contó un chiste que solo salían chicas blancas. chicos negros «para conseguir sus carteras». Brown se puso a trabajar para Lewisham Action on Policing, creado después de el fuego de New Cross en enero de 1981.

Brown también fundó Black Lesbians and Gays Against Media Homophobia, y en 1990 comenzó una lucha de un año contra el tabloide negro británico The Voice, para forzar disculpas por su cobertura homofóbica por el futbolista Justin Fashanu. El 29 de octubre de 1991, el periódico publicó una página completa «derecho a contestar», un artículo de Brown titulado: «Abordar el racismo y la homofobia: una batalla unida».

El grupo también ha hecho campaña para eliminar la «música asesina» de los artistas del dancehall como Buju Banton de la radio de la BBC y otros medios de audio. Después de que Brown apareció en el programa infantil The Word para protestar contra Banton en 1992, un grupo de fanáticos llegó a su casa en Brixton, lo confrontaron por destrozar a Banton y lo golpearon hasta dejarlo inconsciente. Cuando la policía lo visitó en el hospital a la mañana siguiente, parecían tan desinteresados ​​en seguir adelante con el asunto que su compañero, Noel, tuvo que proporcionarles una libreta y un bolígrafo, dice Brown. Brown se quejó de la indiferencia de la policía, «pero en realidad era un callejón sin salida». A pesar de esta reacción violenta, Brown se mantiene firme en que las comunidades negras no son más homofóbicas que las blancas, enfatizando la Grupo «Hadas de Brixton» que ocupó las carreteras Railton y Mayall en Brixton en la década de 1970.

Brindar una cobertura más positiva de las personas LGBT y abordar la homofobia en los medios son los logros más orgullosos de Brown. Recuerda muy bien a un niño de 12 años leyendo un artículo titulado: «Cómo detectar un posible homo», pero hoy «las personas homofóbicas ya no pueden arreglárselas sin disputas, que era la situación que existía hasta 1969. Podían decir y hacer lo que quieran con las personas LGBT y no enfrentar desafíos. Ahora estamos mucho más presentes en televisión, radio y medios de comunicación. Ahora su enfado se centra en el entorno mediático hostil de las personas trans, y lo describe como idéntico al trato degradante y cruel de los homosexuales en su juventud.

En una vigilia para protestar por la muerte de ciclistas en Londres en 2015.
En una vigilia para protestar por la muerte de ciclistas en Londres en 2015. Fotografía: Jeff Gilbert / Alamy

No ha asistido a Pride en años, creyendo que ha perdido su ventaja política. «Está patrocinado por marcas como Coca-Cola y ciertas organizaciones militares y policiales, que están completamente en desacuerdo con los objetivos originales de Pride». El nota como London Pride desestimó las preocupaciones sobre la participación de la Policía Metropolitana en el desfile, algo que él cree ignora la historia de brutalidad policial y trampa que ha enfrentado la comunidad gay, y que se unió a Galop para abordar. Cuando el cierre suspendió las celebraciones de 2020, Brown y sus antiguos camaradas de la GLF realizaron su propia marcha a lo largo de Haymarket y Regent Street el 28 de junio, que se reunió con el Marche Black Las vidas de los trans son importantes. Para Ted Brown, fue como estar en 1972.

En el Reino Unido, se puede contactar a los samaritanos llamando al 116 123 o por correo electrónico. jo@samaritans.org. Puede comunicarse con Mind Mental Health Charity llamando al 0300 123 3393 o visitando mind.org.uk

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: